Salta desde 120 metros de altura y no se le abre el paracaídas

Un jóven de origen ruso saltó de una torre de 120 metros de altura y no se abrió su paracaídas (así como lo leíste) El salto lo realizó en una torre ubicada en Konakova, Rusia.

A pesar del tremendo impacto el jóven logró sobrevivir, púes la nieve hizo de colchón. El resultado de esta fallida aventura fue: fractura de piernas, pelvis y varias vértebras.

El único testigo del tremendo hecho fue el compañero que se encargó de la filmación (y quedó atónito ante semejante situación) Luego de una rehabilitación de varios meses el protagonista del video estaría prácticamente recuperado.

También lee La historia del rock en 100 Riffs de Guitarra

La verdad es que este muchacho tuvo mucha suerte ¿no les parece?

Vía Infobae 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *