Federico Noziglia en G+

Los electrones, la vida en todas partes

Toda manifestación de vida se puede medir, de forma que el hombre pueda entender en terminos del “electrón“.

Los electrones son el Cuerpo de Dios y ellos son puros, son Luz Universal, contienen inteligencia dentro, y responden como un rayo al Poder Creador tanto de Dios como del hombre. Dichos electrones tienen diferentes formas, y componen el átomo del mundo físico, su diseño geométrico, su velocidad de accion alrededor del núcleo determinan de qué tipo de atomo se trata, y muchos átomos vibrando con la misma tasa vibratoria forman la sustancia (sea acero, piedra, oro, madera etc.) Esa misma sustancia se encuentra en toda forma manifiesta, pero el Poder Creador de la Deidad determina la acción vibratoria del átomo, y también su diseño. Por ende, todo tipo de sustancia física es Luz, y todo es el Cuerpo de Dios… todo está en constante movimiento, sensitivo al extremo y obediente a la Dirección Divina.

Estos electrones son Luz de Dios y fluyen desde el corazón de nuestro YO SOY (Divina Presencia) a través del Cordón de Plata hasta nuestro corazón físico.

Si se disminuyera la velocidad de esta energía vibratoria, ésta podría ser visible a la vista fisica y nos daríamos cuenta lo diferente que es este tipo de electrones, que difiere de todos los patrones. Y como ellos son obedientes, los pensamientos y sentimientos del individuo le dan forma a esta energía en las formas del diseño especifico que ellos tienen, y la envían al Universo como pensamientos, sentimientos, palabra hablada y acción, determinando así su radiación. Si los pensamientos, sentimientos, palabra, acción y reacción… son armoniosos, dará gran bendicion a toda la humanidad, pero si los mismos son inarmoniosos entonces la responsabilidad para con toda manifestación de vida a la que afecte estará a cargo de quien lo envío. (y no habrá errores, por que cada electrón lleva nuestro sello individual).

Los electrones son Luz de Dios y entonces nunca pueden ser descalificados, pero si pueden sombrearse por la mala calificación de nuestra energía. Cuando nuestras creaciones sombrias se acumulan entre espacios de los electrones, desaceleran su vibración natural, llegando de esta forma a generarnos algun tipo de aflicción en nuestro cuerpo y mente.

Utilizando la Llama Violeta Transmutadora podemos disolver las sombras y volver a los electrones a su vibración perfecta, en armoníanía y perfección natural.

Dentro de nuestros electrónes se encuentra contenida cada Virtud de Dios esperando poder expresarse a través nuestro. Es por eso que no necesitamos de nada especial, simplemente buscamos en los lugares equivocados. Y lo que hagamos con esta luz, corre por nuestra cuenta, por eso tenemos Libre albedrío.

Dice el Amado Espíritu Santo:

Ustedes tienen la habilidad consciente para cambiar la acción vibratoria de cualquier electrón o grupo de electrones dentro de cualquier ambito, ya sean dentro del organismo de su cuerpo, el medio ambiente, o los vehículos de las corrientes de vida alrededor suyos. Primero deberan eliminar el error sus mentes, quitandose la idea de que la materia es inanimada y estática, porque dicha materia es energía condensada. La energía naturalmente vibra y libera una radiación desde el electrón mas chico hasta el más grande sol. La radiación del electrón determina su cualidad y su efecto sobre el Universo.

Cualquier individuo pensante, auto-consciente, tiene la capacidad de cambiar y controlar la cualidad de la radiación dentro de su cuerpo, mediante el uso del Fuego Sagrado.

Vamos con un ejemplo: Si tenes un dolor o aflicción en cualquier parte del cuerpo, ese dolor es meramente una radiación de energía inarmoniosa que es una presión sobre la vida. Por ende deberemos cambiar la cualidad de la radiación dentro del organismo o miembro, para aliviar el dolor. Existen cientos de razones de la radiación de inarmonía desde los organismos y células, pero seguramente esos organismos y células fueron cargados pesadamente de energía inarmoniosa que  cambio sus tonos y notas tonales naturales, de la misma forma que una mano cae pesadamente sobre las teclas de un piano cambiando su tonalidad, sin armonía que se combinara con la armonía tocada.

Entonces entendemos que el dolor es solo la radiación de los electrones que puede ser cambiada al llamar a la Presencia y a los Maestros Ascendidos para que nos pasen la Llama Cósmica del Amor a través del núcleo o centro corazón de estos electrones y ese organismo, volviendo al miembro a su estado de armonía.

Cuando haya armonía, la radiación estará de acuerdo con el Plan Divino, y no vendrá ninguna aflicción. Esto es igualmente cierto para la limitación que es simplemtne una radiación desde la sustancia ya dentro del mundo del individuo, que naturalmente debería irradiar opulencia y suministro, pero que fue mal calificada, hasta que su emanación resulto en miedo, incertidumbre y aflicción.

A medida que vamos abriendonos a nuestra Divina Presencia (YO SOY) e insistimos en el uso del Fuego Violeta, la Luz Electrónica dentro de la corriente de vida comienza a acelerarse y las malas creaciones generadas por procesos erróneos de pensamiento y sentimiento son disueltas, retornando así la perfección. Los electrones alrededor de nuestro cuerpo ahora podrán ser moldeados en las formas mas exquisitas, ya que ellos están deseosos de cumplir un Patrón Divino que solo llega a manifestarse a través de una Conciencia Divina, la Conciencia Yo Soy.

Google+ Comentarios