La inmensidad de un abismo natural

La cueva de las Golondrinas es el abismo natural más grande jamás encontrado. Con casi 400 metros de profundidad, ésta cueva es tan onda que en su interior cabría un edificio del tamaño del Empire State. El lugar fue descubierto de forma accidental en 1976 por un equipo de ornitólogos de la universidad de Texas, quienes comprobaron que la sima se había convertido en un refugio ideal para miles de aves. El siguiente vídeo, de la BBC, es quizá el mejor comienzo de un documental que jamás se haya filmado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *