El dilema del prisionero “Teoría de Juegos”

Te recomiendo un libro que se llama “Teoría de Juegos”, el iniciador del tipo de librp fue John von Neumann, quien los siguió fué John Nash, el matemático que fue famoso con la película “Una mente maravillosa”. Nash tiene esquizofrenia, lo que no le impidió Premio Nobel de Economía de 1994. Lo que nos presenta hoy es la teoría de juegos vista desde el punto de vista de este libro, mirá como son esos juegos:

dilema.JPG

En el juego es del estilo suma 0, o sea, que lo que gana el uno lo pierde el otro y viceversa. “El dilema del prisionero, va más lejos y hay más opciones. Un ejemplo:

Dos hombres acusados de violar conjuntamente la ley fueron encerrados por la policía en habitaciones separadas y no pueden hablar entre ellos. Se dice a cada uno por separado que:

1.- Si uno de ellos se confiesa culpable, pero el otro no, el primero recibirá una recompensa y el segundo será castigado.
2.- Si ambos confiesan se castigará a los dos.
3.- Si ninguno confiesa, ambos quedarán libres.

Hay 2 opciones: confesar o no confesar. Las llamaremos técnicamente cooperación o deserción. El problema se reduce a decidir qué opción debemos tomar.

Generar un problema como “dilema del prisionero” no es difícil. Basta una situación en la que uno puede mejorar sus intereses pero que, si todo el mundo hiciera lo mismo, sería un desastre.

Este ejemplo sólo tiene dos jugadores, pero podría haber más. Por ejemplo: colarse en el colectivo. Si, aprovechando que nadie nos ve, nos podemos colar, ¿lo hacemos o no? Si lo hacemos, nos ahorramos el precio del trayecto, pero si lo hiciera todo el mundo, el trasporte público quebraría y nadie podría utilizarlo.

“Todo lo que queráis que hagan los hombres con vosotros, hacedlo así vosotros con ellos” (Mateo, 7:12). Aunque, como todos sabemos, las personas suelen actuar según sus propios intereses y nunca mirando el interés del otro.

Otro Ejemplo: Suponete que robaste el diamante más grande del mundo y trats de venderlo. Tenés un comprador: el Sr. Malo. Tiene fama de “garca” cagador y es el hombre más malo del mundo. Sabes que anteriormente, el Sr. Malo en una situación similar, había llevado el maletín con el dinero como prueba de buena fe; el vendedor había enseñado el producto y el Sr. Malo sacó finalmente una ametralladora quedándose con el producto y sin entregar el dinero. Ahora, el Sr. Malo te propone quedar para hacer el intercambio. ¿Qué harías vos?

Podes, por ejemplo, decir al Sr. Malo que ponga el dinero en algún sitio lejano y vos pones el diamante en otro sitio lejano sin decírselo. Entonces, se habla de dónde se puso por teléfono y así no hay problema porque no tenés que ver cara a cara con él. Pero si realmente es así, también podes pensar: ¿por qué no quedarme con el diamante y con el dinero? Escondes el diamante y ya está. Pero pensá, por otro lado, si colaborás, o sea, que realmente escondes el diamante donde decís, puede que sea el Sr. Malo quien haya pensado en quedarse con ambas cosas y te quedas sin nada.

Y es necesario que robes diamantes para ver en un dilema de éstos. Si querés más información sobre dichos dilemas, en la wikipedia tenés muchisimo y del tipo de las tablas de las que el libro muestra hay una banda.

El problema de estos dilemas es que no es una cosa racional y con solución única.Podemos acertar o equivocarnos, y si sucede esto último, encima nos dirán que “hacemos el primo”.

Pero hay algo mucho más interesante. Los dilemas del prisionero se dan en el comportamiento animal. Sabemos que en la Naturaleza el pez grande se come al pequeño: si viéramos que un león va junto a una oveja diríamos que es un fenómeno sobrenatural. Pero bueno, otro ejemplo, existe un ave llamada chorlito que se mete dentro de la boca de los cocodrilos para alimentarse de parásitos y los cocodrilos no las comen. Gracias a estas aves, los cocodrilos se limpian de parásitos mientras que las aves  morfan (comen). Los cocodrilos podrían si quisieran comerselas tranquilamente. La pregunta es, ¿por qué no lo hacen?

La selección natural “escoge” o “prefiere” aquellos comportamientos que maximizan el nivel de supervivencia. Los que comen mucho sobrevivirán a costa de los que comparten y acabarán por sustituirlos. Otra vez, se plantea un dilema del prisionero, que muestra toda la lógica implacable de su irracionalidad. Mirar por la alimentación de uno mismo prevalece frente a la postura sensata de compartir; como consecuencia, salen todos perjudicados.

2 thoughts on “El dilema del prisionero “Teoría de Juegos”

  1. Daniel

    No es lo mismo que hace el Guason en Batman The Dark Knight? Alfinal cuando pone las bombas en los barcos que se van de la ciudad?

    Buen Articulo.

     
    Reply
  2. Dante

    Si que son grandes dilemas, para ponerse a pensar toda una vida.

     
    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *