Durmiendo en las nubes

Ponle fin al insomnio sobre alas. Perfecto, tu vuelo duró 45 minutos, así que estás listo para irte a divertir. Pero ¿qué pasa cuando es de cinco, o de 12? Estás encerrado en un lugar donde pasan películas cortadas, tienes un asiento incómodo, la comida es mala, hay niños jugando en los pasillos, y para colmo, los cambios de presión te deshidratan. ¿Cómo demonios puede alguien dormir bajo estas condiciones? Nosotros te diremos cómo.

El lugar. Lo ideal es que sea uno amplio. Si no puedes viajar en primera clase (como los grandes magnates y los bloggers famosos), pídele a la persona del mostrador que te asigne los asientos que dan hacia el pasillo donde está la puerta de emergencia. Puedes estirar las piernas y los asientos se reclinan. Procura que sea el asiento pegado a la ventana, tendrás lugar para recargarte y estar alejado de la gente que pasa por el pasillo.

La hora. Procura volar a la hora que duermes, de esa manera ya estarás predispuesto a descansar.

La indumentaria. Viaja lo más cómodo posible. Los pants son una buena opción. Si llegando a tu destino tienes una cita importante, lleva un cambio de ropa a la mano y póntelo una hora antes del aterrizaje. Cámbiate en el baño.

La alimentación. No comer en un vuelo largo es un crimen, pero tomar bebidas con cafeína pueden acabar con tu objetivo de dormir. Ignora el café aunque te cueste trabajo.

Los extras. Pídele a tu médico que te recete unas pastillas para dormir, y aborda el avión lo antes posible si no quieres pelear por las cobijas y las almohadas.

[Foto: Huong-lan, (cc)]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *