Denuevo fantasmas…

Siempre nos preguntamos si existen o no, nos la hacemos una y otra vez. El hecho de sabernos observados por una entidad excorporea es, de por si, lo suficientemente terrorífica como para que la adrenalina se nos suba hasta la cabeza y veamos cosas en donde no las hay.

Tal vez por ese aumento de adrenalina que nos provoca un pánico irrefrenable, nos gusten tantos las peliculas de terror. Pero no creo te guste tanto esa sensación cuando lo grabado por tu cámara es tan real como esto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *