¿Por qué cambia la sonrisa de la Mona Lisa?

La Mona Lisa, la gran obra maestra del genio Leonardo Da Vinci, tiene la particularidad de generar dos estados o cambios de expresión depende desde dónde uno la mire.

Una pregunta que se hacen muchos especialistas, y amantes del arte, tiene que ver con si Da Vinci creó esta apariencia ambigua de manera intencional.

El secreto en realidad es el siguiente: cuando uno apunta la mirada al lienzo lo más probable es que sea directamente a los ojos de la Mona Lisa. En este punto, la parte del ojo llamada la fóvea, que recoge detalles como el color, procesará la imagen de los ojos, mientras que la visión periférica imprecisa recogerá la imagen de los labios.

Debido a que la visión periférica no puede distinguir los detalles finos y puntuales, confunde las sombras de los pómulos como una sonrisa. Cuando se regresa la mirada a los labios, la fóvea ve los detalles finos de los labios y se producirá un notorio cambio.

¿Notas los cambios?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *